La perfección del crisantemo

El crisantemo coge su nombre de la lengua griega, es una palabra compuesta que une ‚Äúchrysos‚Äù (de oro) y ‚Äúanthemon‚Äù (flor), literalmente significa la flor de oro. Es una de las flores que más se cultiva alrededor del mundo y es tan popular y se ha extendido tanto como flor otoñal que se ha ganado uno de los principales puestos de la estación preinvernal.

La perfección del crisantemo

19/09/2016

El crisantemo coge su nombre de la lengua griega, es una palabra compuesta que une ‚Äúchrysos‚Äù (de oro) y ‚Äúanthemon‚Äù (flor), literalmente significa la flor de oro. Es una de las flores que más se cultiva alrededor del mundo y es tan popular y se ha extendido tanto como flor otoñal que se ha ganado uno de los principales puestos de la estación preinvernal.


Históricamente el cultivo del crisantemo en Japón se ha desarrollado cuidadosamente. Los delicados jardineros japoneses han conseguido una gran gamas de colores y formas, es por eso que a día de hoy podemos encontrar una gran variedad de estas plantas. Las podemos encontrar con tonalidades que van desde los tonos rosados pasando por los morados, rojos, naranjas amarillos y blancos.


Esta elegante flor se ha utilizado repetidas veces como símbolo de la perfección en muchas culturas del mundo. Quién habría dicho que el pequeño capullo de esta flor lograría una belleza tan seductora. En China, por ejemplo, se cultiva desde hace casi 2700 años, es una flor muy apreciada, tanto por su atractivo como por sus cualidades medicinales. se dice que tiene el poder de la vida.


Tradicionalmente se hervían sus raíces como remedio para calmar el dolor de cabeza; de las hojas se hacía una bebida que era típica en ciertas festividades; es una planta comestible, los pétalos y los brotes jóvenes se pueden añadir en la ensalada y están muy ricos.


En China, el antiguo nombre de esta planta se extendía a lo largo del continente como ‚ÄúChu‚Äù. Para los taoístas representa la simplicidad y la perfección. Es la flor de la temporada otoñal por excelencia, la estación de la tranquilidad y la recolección de la buena cosecha. Al florecer antes del invierno, también simboliza la conexión que existe entre esta vida y la otra.