Granado Mollar (Punica granatum)

El granado es, sin duda, uno de los árboles frutales históricos más antiguos, sus orígenes se extienden por toda la tierra de los Balcanes, llegando hasta el Himalaya y de eso hace más de 5000 años. En la región mediterránea se empezó a cultivar desde hace ya mucho tiempo y fueron los cartagineses quien lo llevaron hacia el sur de Europa. En la actualidad crecen granados espontáneamente por todo el Mediterráneo, por Sudamérica y el sur de EU.

Granado Mollar (Punica granatum)

04/10/2016

El granado es, sin duda, uno de los árboles frutales históricos más antiguos, sus orígenes se extienden por toda la tierra de los Balcanes, llegando hasta el Himalaya y de eso hace más de 5000 años. En la región mediterránea se empezó a cultivar desde hace ya mucho tiempo y fueron los cartagineses quien lo llevaron hacia el sur de Europa. En la actualidad crecen granados espontáneamente por todo el Mediterráneo, por Sudamérica y el sur de EU.


TEMPERATURA: Es un árbol que vive cómodamente en un clima subtropical o tropical. En las regiones subtropicales se producen los mejores frutos, la época en la que las temperaturas suben más en estas zonas coincide con la maduración de los frutos del granado.


RIEGO: Para que el granado produzca frutos de calidad y en cantidad es necesario un riego copioso para mantener sus raíces bien frescas, aunque, al mismo tiempo, es un árbol que aguanta muy bien las sequías.


TEMPERATURA: El granado se desarrollará bien mientras las temperaturas no se sitúen por debajo de los -15ºC. Las heladas tardías primaverales no son le son, pues sus flores se podrían ver afectadas a causa del retraso vegetativo y de su floración.


SUELO: A pesar de ser un árbol tan sensible con la temperatura no lo es tanto con el tipo de suelo. No obstante, un suelo ideal para su cultivo debe ser profundo ligero y fresco, los terrenos alcalinos le son buenos y soporta bien los excesos de humedad, llegando incluso a favorecer su desarrollo. La sequía, en época de floración, reducirá la cosecha al mínimo, aunque un exceso de agua antes de que el fruto esté del todo maduro tampoco les es nada bueno.