El refrescante aroma del eucalipto

El eucalipto, como todos sabemos, es un árbol que desprende una fragancia fresca y perfumada, casi mentolada. En zonas con clima mediterráneo se pueden ver y oler a menudo, mientras se escucha el inconfundible sonido de sus hojas bailando con el viento. La esencia de eucalipto es muy buena para descongestionar las mucosidades de la nariz, a causa de los primeros resfriados de final de temporada.

El refrescante aroma del eucalipto

26/09/2016

El eucalipto, como todos sabemos, es un árbol que desprende una fragancia fresca y perfumada, casi mentolada. En zonas con clima mediterráneo se pueden ver y oler a menudo, mientras se escucha el inconfundible sonido de sus hojas bailando con el viento. La esencia de eucalipto es muy buena para descongestionar las mucosidades de la nariz, a causa de los primeros resfriados de final de temporada.


Este árbol es originario de Australia y pertenece a la familia de las Mirtáceas. Suele vivir en zonas cálidas, aunque existen otras especies más resistentes que se pueden adaptar a climas más frescos. Al ser una planta tan sensible con las temperaturas, se suele utilizar para decorar interiores. De este modo, mientras las especies más frágiles son una buena opción como planta de interior, las más resistentes podrán optar a tener una plaza afuera, en el jardín.


Para que estos árboles crezcan bien deben estar en una situación soleada y es muy importante que estén resguardados de vientos fuertes y aires helados. En cuanto al terreno, éste será neutro o ligeramente ácido, pero es importante que sea rico en nutrientes y tenga un buen drenaje. Hay que tener en cuenta también que no son buenos ni los terrenos demasiado secos ni demasiado húmedos, así pues, escogeremos un terreno más bien frío.


El momento idóneo de plantar los eucaliptos es en primavera. Una vez tengamos nuestras plántulas preparadas cavaremos un hoyo lo suficientemente grande para colocarlas, deben ir a unos 5 centímetros de profundidad aproximadamente. En caso de que nuestro terreno no sea demasiado rico, podemos nutrir la planta con abono orgánico mezclado con la tierra. Para finalizar, colocaremos una estaca a la que atar el eucalipto, un apoyo le ayudará a mantenerse firme hasta que sea lo bastante fuerte para crecer solo y recto.


Si lo queremos cultivar como planta de interior, lo haremos mediante semillas. Preferiblemente a principios de verano y con tierra fértil. Para ello la mejor opción es utilizar macetas profundas y con el fondo perforado. No olvidemos buscarles un sitio igualmente soleado.