El papiro, el padre del papel

Esta planta semiacuática es una de las más antiguas de la Tierra. Antaño recorría la tierra de Egipto, bordeando los márgenes del río Nilo. Los egipcios la utilizaron para fabricar el primer papel del mundo. Es una planta de crecimiento rápido que puede alcanzar entre 2 y 3 metros de altura, de color verde vivaz, con hojas en el extremo que crecen hacia arriba y caen ligeramente, recuerdan la forma de las palmeras. Es una bonita planta muy útil para decorar estanques ajardinados.

El papiro, el padre del papel

31/08/2016

Esta planta semiacuática es una de las más antiguas de la Tierra. Antaño recorría la tierra de Egipto, bordeando los márgenes del río Nilo. Los egipcios la utilizaron para fabricar el primer papel del mundo. Es una planta de crecimiento rápido que puede alcanzar entre 2 y 3 metros de altura, de color verde vivaz, con hojas en el extremo que crecen hacia arriba y caen ligeramente, recuerdan la forma de las palmeras. Es una bonita planta muy útil para decorar estanques ajardinados.


LUZ. Para esta planta la luz es indispensable, debemos ubicarlas en una zona bien iluminada. Si cultivamos papiro en el interior lo mejor es ponerlas cerca de una ventana para aprovechar toda la luz natural.


TEMPERATURA. El papiro es una planta que prefiere los ambientes cálidos y húmedos. Para que se pueda desarrollar plenamente, es conveniente que la temperatura oscile entre los 10ºC y 25ºC. No aguanta temperaturas muy frías. Durante el invierno, si la tenemos en el exterior, con la llegada de las bajas temperaturas la podemos proteger con un plástico. Si está plantada en maceta, la podemos entrar al interior.


SUSTRATO. Mezclando una parte de tierra con una de arena y dos de turba obtendremos una mezcla muy recomendable para que el papiro se desarrolle sanamente.


ABONO. El momento de abonar esta planta es durante la primavera y el verano. Es bueno enriquecer el riego con abono una vez al mes. El fertilizante líquido equilibrado es muy indicado para este tipo de plantas.


REPRODUCCIÓN. Esta especie se reproduce a partir de esquejes. Los esquejes se colocan directamente en el agua hasta que crecen las raíces. Una vez crecidas los podemos trasplantar en el suelo en el jardín o en macetas. También se puede cortar uno de los tallos, separándolo hasta el tubérculo y plantarlo directamente en la tierra.


Si plantamos el papiros en macetas luego las podemos sumergir en un medio natural, como en un estanque por ejemplo. También se puede plantar directamente en una zona fangosa, a una profundidad de 90 cm, para que pueda sostener la pesada deriva vertica