El Lirio de agua

El Lirio de agua (también conocido como cala) es una planta semiacuática oriunda de Sudáfrica. Sus flores, por lo regular blancas, emanan una fragancia cautivadora. Generalmente sus hojas verdes son bastante grandes, gruesas y muy carnosas; pero en la actualidad existen especies de lirio de agua creadas artificialmente que poseen hojas más pequeñas y decorativas. Esta planta florece en mitad de la primavera. Aunque esta planta es capaz de tolerar la exposición moderada al sol y las bajas temperaturas, el lirio de agua prefiere estar en tierra bien húmeda y a la sombra.

El Lirio de agua

12/04/2016

El Lirio de agua (también conocido como cala) es una planta semiacuática oriunda de Sudáfrica. Sus flores, por lo regular blancas, emanan una fragancia cautivadora. Generalmente sus hojas verdes son bastante grandes, gruesas y muy carnosas; pero en la actualidad existen especies de lirio de agua creadas artificialmente que poseen hojas más pequeñas y decorativas. Esta planta florece en mitad de la primavera. Aunque esta planta es capaz de tolerar la exposición moderada al sol y las bajas temperaturas, el lirio de agua prefiere estar en tierra bien húmeda y a la sombra.

Consejos para cultivar lirios de agua en estanques o jardines acuáticos

Calla aethiopica - Lirio de Agua


En estado natural, el lirio de agua necesita de suficiente espacio para desplegar sus raíces; por lo que antes de ponerlo un estanque, debemos permitir que la planta desarrolle sus raíces adecuadamente. Para ello, colocaremos las plantas en una cesta de 50 centímetros de profundidad aproximadamente, llena de sustrato arcilloso. Sobre el agua del estanque, aplicamos una capa de grava (para conseguir que la planta se mantenga sumergida y se adhiera al terreno). Después, colocamos la cesta en el estanque. Debemos tener en cuenta que esta planta prefiere las aguas calmadas o estancadas, por lo que es importante evitar colocarla cerca de movimientos de agua excesivos (como pueden ser las cascadas).


Antes de colocarlo en el estanque, vamos a desarrollar sus raíces colocando la planta en una cesta de 45 centímetros de profundidad aproximadamente, rellenaremos la cesta con sustrato arcilloso y luego finalmente la cesta en nuestro estanque sumergiendola en el agua, cubriendo la misma con una capa de grava para que se adhiera bien al lugar y se mantenga sumergida. Es importante no colocarla cerca de alguna cascada o donde haya movimiento excesivo de agua, ya que es una planta que prefiere aguas tranquilas o estancadas.

Sobre el nivel del agua del estanque, es muy importante comprobar la profundidad de nuestro estanque. Los ejemplares pequeños de lirio de agua necesitan de una profundidad que oscila entre los 20 y 40 centímetros; los medianos requieren entre 50 y 60 centímetros; mientras que los ejemplares más grandes pueden llegar a extender sus raíces hasta a 1.5 metros de profundidad.