El algarrobo

El algarrobo es un árbol típico de la zona del Mediterráneo al que le gusta vivir en un clima suave, como es el caso del clima típico de las zonas costeras. De hecho, se dice que para que el algarrobo de frutos necesita ver el mar, por eso mismo se suelen ver a altitudes inferiores de 500 metros. Aunque normalmente no se suelen comer sus frutos directamente (las algarrobas), del que se extrae un importante componente, el carob, que es muy utilizado para elaborar productos dulces para diabéticos.

El algarrobo

05/10/2016

El algarrobo es un árbol típico de la zona del Mediterráneo al que le gusta vivir en un clima suave, como es el caso del clima típico de las zonas costeras. De hecho, se dice que para que el algarrobo de frutos necesita ver el mar, por eso mismo se suelen ver a altitudes inferiores de 500 metros. Aunque normalmente no se suelen comer sus frutos directamente (las algarrobas), del que se extrae un importante componente, el carob, que es muy utilizado para elaborar productos dulces para diabéticos.


Habitualmente el algarrobo crece de forma espontánea en terrenos calizos y no demasiado consistentes, aunque se puede adaptar a otro tipo de suelos sin problema, lo importante es que el suelo tenga un buen drenaje con tal de evitar los encharcamientos. Sin embargo es más crítico con el frío, las temperaturas por debajo de los 2 ºC no las aguanta demasiado bien, sobretodo sufre cuando hay cambios bruscos de temperatura.


Para el cultivo del algarrobo no es necesaria mucha agua, es un árbol muy resistente a la sequía, incluso con un riego mínimo produciría frutos, aunque más pequeños y en menor cantidad. Pero para una buen fructificación en calidad y cantidad será suficiente unos 350 litros de agua al año por metro cuadrado.


En principio no es un árbol que necesite ser reforzado con abono y normalmente la gente no lo suele hacer, pero es posible abonar justo antes de la producción de sus frutos. 10 kilogramos de compost o estiércol por árbol será suficiente.


La multiplicación tradicionalmente se ha realizado por semillas, aunque también es posible hacerlo con estacas y acodos. La ventaja de hacerlo mediante semillas repercute en un aumento de la vigorosidad de la planta, por lo que será más resistente a las plagas y enfermedades, aunque de este modo tardará mucho más en alcanzar los 4 o 5 metros de altura y a producir los frutos.