Cómo cuidar tu jazmín

El jazmín es una planta muy popular por su delicada fragancia, que desprenden sus flores perfumando las noches de primavera y verano. Los jazmines de verano son plantas que viven muy bien en zonas soleadas y protegidas del viento; los jazmines de invierno, con flores amarillas, crecerán sanos y fuertes en zonas parcialmente sombreadas y algo más cálidas en la época de floración.

Cómo cuidar tu jazmín

05/09/2016

El jazmín es una planta muy popular por su delicada fragancia, que desprenden sus flores perfumando las noches de primavera y verano. Los jazmines de verano son plantas que viven muy bien en zonas soleadas y protegidas del viento; los jazmines de invierno, con flores amarillas, crecerán sanos y fuertes en zonas parcialmente sombreadas y algo más cálidas en la época de floración.


Situación


Un suelo fértil y bien drenado es lo primero que debemos procurar a esta planta. La luz es un factor importante, por lo que buscaremos una ubicación con abundante luz solar, para que el jazmín esté a pleno sol o parcialmente soleado. El jazmín de verano, preferiblemente, lo tendremos protegido del viento y a pleno sol y, si es posible, orientado al sur o sudeste. El jazmín de invierno estará mejor en sombra parcial y no es tan importante la orientación, aunque conviene evitar el norte y noreste. En zonas muy frías con inviernos duros y heladas, es muy probable que sea necesario cubrir el jazmín con un plástico para evitar que el frío lo mate.


Si queremos tener el jazmín plantado en una maceta, es muy importante que nos aseguremos de que cuenta con un buen drenaje, con tal de evitar que el agua se estanque. Si llenamos la parte inferior de la maceta con guijarros evitaremos que la tierra se vuele por los agujeros y los tape. Para terminar rellenaremos el resto de la maceta con sustrato, dejando los dos últimos centímetros hasta el borde vacíos para regar cómodamente. Colocaremos el jazmín en un sitio donde reciba mucha luz natural.


Riego y nutrición


Durante los meses más cálidos del año el jazmín necesita agua abundante, además es la época de crecimiento, durante la primavera y el verano. Pasados los meses calurosos, en invierno, el jazmín, al igual que otras plantas, entra en un estado de inactividad o hibernación, por lo que reduciremos el riego al mínimo. Si tenemos el jazmín en el exterior, en nuestro jardín, probablemente no será necesario regar durante la temporada invernal, a no ser que se tenga un clima extremadamente seco o en caso de que el suelo esté congelado. En tal caso regar con agua tibia es lo mejor.


Los jazmines que tengamos en macetas requieren un fertilizante alto en potasio que añadiremos a la planta una vez al mes. Aunque un fertilizante orgánico balanceado es otra opción muy recomendable para abonar nuestros jazmines. Los fertilizantes de algas o madera son fuentes orgánicas de potasio, que podemos añadir al sustrato para asegurar un crecimiento correcto.